Osteoporosis, enfermedad que no presenta síntomas: IMSS

Osteoporosis, enfermedad que no presenta síntomas: IMSS

Chihuahua, Chih..-  La osteoporosis es la enfermedad ósea más frecuente de la población y ha sido llamada el “ladrón silencioso” porque no produce síntomas que permitan sospechar su presencia, así lo anunció la Coordinación de Salud Pública del Instituto Mexicano del Seguro Social, Delegación Chihuahua.

En lo que va del año el IMSS ha proporcionado mil 735 atenciones, de estas fueron mil 599 mujeres de entre los 45 y 79 años y 136 hombres de entre 60 y 79 años

La osteoporosis es un trastorno del esqueleto basado en la disminución del tejido óseo, por la falta de la densidad mineral que proporciona básicamente el calcio; se presenta en ambos sexos como resultado del envejecimiento, es más frecuente y acentuada en el sexo femenino debido a la pérdida ósea acelerada en la menopausia, resultante del cese de la producción de estrógenos, lo cual predispone a un mayor riesgo de fracturas.



Las fracturas debidas a osteoporosis habitualmente ocurren en la columna vertebral, en el tercio superior del fémur y en los huesos de las muñecas, esto explica su gravedad, la importante limitación que implica, el tiempo que requiere su recuperación y las secuelas que algunas dejan, así como el impacto social y familiar que conlleva.



Los especialistas del IMSS mencionan que la osteoporosis suele ser asintomática en las primeras etapas, pero con el progreso suele haber dolor de huesos, cadera, cuello, fractura de vértebras, perdida de estatura y postura encorvada.



Existen dos tipos de osteoporosis, la primaria o involuntaria, relacionada con la edad y el paso del tiempo, esta se asocia la menopausia ya que es la etapa en que disminuye la producción de estrógenos; la osteoporosis secundaria está relacionada con enfermedades endocrinas y metabólicas, enfermedades articulares y procesos hematológicos o ingestión de ciertos fármacos y está asociada al envejecimiento.



Como factores de riesgo enumeran los siguientes: antecedentes familiares de osteoporosis, menopausia anticipada, vida sedentaria, abuso de consumo de alcohol y café, bajo consumo de calcio a lo largo de la vida, consumo de medicamentos como esteroides o anticonvulsionantes, y padecimientos de enfermedades hepáticas o renales.



La prevención de la osteoporosis comienza en la infancia, asegurando una nutrición balanceada en proteínas, grasas e hidratos de carbono que incluya un aporte suficiente de calcio, mediante el consumo habitual de leche, queso, leguminosas, cereales y frutas, estimular el ejercicio y evitar hábitos nocivos como el alcoholismo y tabaquismo.



Recomienda el IMSS que las personas con factores de riesgo acudan con su médico familiar, ya que esta enfermedad no tiene síntomas, pero una vez diagnosticada el peligro de las fracturas puede reducirse mediante el uso de ciertos medicamentos que impiden la resorción del tejido óseo y sobre todo la supervisión médica estricta y bajo control



Comentarios