River Plate, un gigante en peligro de descender

River Plate, un gigante en peligro de descender

Ciudad de México.-  En la historia del futbol argentino únicamente tres clubes nunca han jugado en su segunda división (hoy conocida como Primera B): Boca Juniors, Independiente y River Plate. Eso, hasta el momento. El tercero acarrea una crisis que lo tiene cerca del descenso.



El conjunto Millonario ocupa hoy día el lugar 16 en la tabla de porcentajes, por lo cual corre el riesgo de jugar la Promoción para no peder la categoría. Los lugares 17 y 18 son los que juegan dichas series, pero difícilmente se salvará de no hacerlo. Si el Arsenal y el Olimpo, sus rivales en esa lucha, ganan sus partidos de las dos últimas fechas del Clausura, no habrá nada que lo impida.





En caso de que se concrete la situación, sería un justo castigo por las pobres temporadas que ha dado el plantel del barrio de Núñez que, desde el Clausura 2008, cuando obtuvo su título más reciente de los 33 que acumula, no ha hecho más que dar penas a su afición, la segunda más numerosa en su país.





De los seis torneos que se contabilizan para sacar el cociente, solamente en uno participó con dignidad, al alcanzar un cuarto lugar. Eso fue en el Apertura 2010, gracias a sus 31 puntos. Sin embargo, en el resto no ha avanzado más allá del octavo sitio, siendo el Apertura 2008 el peor, al sumar solamente 14 unidades, las cuales lo llevaron a ocupar la última posición.





Si bien se puede culpar de esta situación a las decisiones fallidas del presidente Daniel Pasarella (al contratar a técnicos como Ángel Cappa y Leonardo Astrada) y a la nfeciacia que ha mostrado por momentos el estratega Juan José López, lo cierto es que la malaria viene de más atrás.





En River, durante la gestión de José María Aguilar, el cual dejó el cargo en diciembre de 2009, se cansaron de contratar a jugadores con categoría de estrellas y de vender a Europa a sus mejores elementos. Además, dejó deudas económicas, las cuales aún pesan. En su primer discurso como mandamás, Pasarella desnudó que el club tenía una deuda de 78 millones de pesos argentinos.





Sin embargo, no se puede decir que es un escenario desconocido para el plantel bonaerense. En 1983 debió descender por vez primera, pero se salvó gracias a que en esa temporada se implementó el promedio.





Uno de los dos más grandes de Argentina no podía irse e hicieron lo posible para que así fuera y bien lo pueden repetir.



Según el periodista Alejandro Fabbri, de la cadena TyC Sports, en caso de que se concrete el descenso de River, la Primera División dejaría de percibir el 40 por ciento de sus ingresos.

excelsior.com.mx



Comentarios