La caravana de la paz y el consuelo

La caravana de la paz y el consuelo

Chihuahua, Chih..-  Un país, en donde los inocentes son condenados y encarcelados con todo el peso y rigor de la ley y los delincuentes son dejados en libertad con el menor pretexto de expedientes mal integrados, es un país de leyes y poderes alejado del precepto de la justicia y la promoción de la dignidad de sus habitantes.

El mandato constitucional de que el poder y la soberanía de un país radica en su pueblo, adquiere hoy una vital relevancia para encontrar una salida política, social y legal al problema de la violencia y la impunidad que azota a lo largo y ancho del país y particularmente nuestro estado de CHIHUAHUA. Los tres poderes del Estado, el Legislativo, El Judicial y el Ejecutivo, como nunca se deben plegar a este precepto constitucional y permitirle a la sociedad chihuahuense marcar el camino, y junto a ella encontrar la clave para regresar al sendero y la ruta del Estado de Derecho.

Los poderes del Estado están obligados como nunca a reinventar el pacto social entre pueblo y gobierno y así abrir nuevas ventanas de diálogo con la ciudadanía a partir de una actitud humilde, franca, y honesta, tan alejada de los grupos de poder político y económico.



Aprender a escuchar, aprender a dialogar, y aprender a recibir la voz hecha propuesta o mandato de la sociedad, son ejercicios democráticos que seguramente nos mostrarán el camino hacia una mejor sociedad. Promover leyes, presupuestos y políticas públicas reflexionadas a partir de la realidad de la gente que vayan al corazón de los verdaderos problemas que hoy nos ocupan, es la acción que debemos realizar.



La caravana del consuelo encabezada por el poeta Sicilia, debe de ser recibida con respeto y sencillez por los poderes del Estado de CHIHUAHUA, incluso debería de ser recibida en este recinto del poder Legislativo de nuestro Estado, porque el consuelo no es una categoría religiosa sólo para las víctimas, es además un concepto político dirigido también a aquellos gobernantes, representantes populares y jueces honestos, que sufren y reflexionan porque no han estado a la altura de las circunstancias que se requieren en un contexto como el que vive Chihuahua.



Bienvenida sea pues, la caravana de la paz y el consuelo, bienvenido el poeta y sus seguidores y bienvenido el poder que emana del pueblo, porque este siempre y así lo dice la historia, encuentra caminos de vida y de liberación.



Atentamente
Dip. Alfredo Ramírez
Partido de la Revolución Democrática




Comentarios