Julio César Chávez Jr. confía en el triunfo

Julio César Chávez Jr. confía en el triunfo

LOS ÁNGELES, E.U.— Nació protegido por un apellido “grande”, pero Julio César Chávez Jr. (42- 0-1, 30 KO) se abrió paso en el mundo del pugilismo con sus propios puños.



El legado de su padre permanecerá por siempre en los anales del boxeo, pero Julito no pretende vivir de glorias ajenas, quiere gozar las propias y enseñarle al mundo entero que está listo para ser un campeón digno de portar el cinturón de peso medio del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).





La presión de ser el hijo de una leyenda es una carga con la que muchos no saben lidiar, nunca faltan las incómodas comparaciones y el escrutinio del medio boxístico llega a la exageración, no se perdonan los errores, mientras que los triunfos se ven sencillamente como una obligación, y todo por llevar el apellido “Chávez”.





Sin embargo, ante las críticas y la presión, Julito siempre salió al paso y ahora, más que nunca, sabe que es su momento, no pretende desaprovecharlo.





Mañana se enfrenta a Sebastian Zbik (30-0, 10 KO) en el Staples Center, en Los Ángeles, el alemán es el campeón defensor del CMB y no será labor sencilla despojarlo del cetro, pero tiene confianza en el arduo entrenamiento que ha llevado a cabo al lado de Freddie Roach, considerado uno de los mejores coaches de boxeo.





“Es mi momento. He entrenado durante dos meses, me preparé muy bien para este combate y me encuentro listo”, comentó Chávez Jr., quien enfrentará a un rival de respeto.





Zbik tenía 22 años cuando inició su carrera en el terreno profesional, obtuvo su primer campeonato cuando venció por decisión unánime a Fawaz Nasir el 16 de febrero de 2007, en la contienda por el centro vacante intercontinental de peso medio de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).





“Zbik es un gran peleador, lo ha demostrado, está invicto y es el campeón vigente, pero me he preparado a conciencia para este reto y tengo confianza en lo que he aprendido en este proceso. En verdad puedo ganar”, opinó El Hijo de la Leyenda.





“En este momento no tengo cabeza para algo más que no sea mi pelea por el título, no tengo distracciones y sé lo que significa esta oportunidad para el futuro de mi carrera”, agregó.





Con Roach como su tutor, Julio César piensa que ha mejorado su trabajo de pies, su condición física, su movilidad y la precisión en sus golpes, lo que valdrá mucho ante el teutón.





La confianza de JC Jr. es tal que se atreve a hablar de sus posibles combates en el futuro ante Sergio Martínez o Miguel Cotto.





“Creo que Martínez es el mejor peleador en peso medio, aunque primero debe vencer a Zbik y luego podré contemplar en panorama a futuro.





Martínez y Cotto son dos nombres importantes y que he escuchado mucho entre mis posibilidades. Yo digo que Cotto sería lo más seguro, porque pertenecemos a la misma empresa”.





Es el momento de Julio César Chávez Carrasco, es hora de que se quite las etiquetas negativas y que demuestre arriba del cuadrilátero su capacidad con los puños, como lo hizo su padre.

eluniversal.com.mx



Comentarios