“México a leer”, un llamado con menos lectores de los esperados

“México a leer”, un llamado con menos lectores de los esperados

Ciudad de México.-  Las aspiraciones fueron mayores que los resultados en el evento de fomento a la lectura México a Leer, pues aunque los organizadores confiaban en la participación de diez mil personas en la lectura masiva celebrada la mañana de ayer en la explanada del Monumento a la Revolución, sólo acudieron al llamado ocho mil personas.



Muchas familias llegaron puntuales a la cita con la lectura, cargando sombrilla para protegerse del sol de las diez de la mañana, los más, eran centenares de estudiantes becarios del programa Prepa sí, que arribaron a la plaza cargando su playera y su gorra con el lema “México a leer”, su desayuno y un ejemplar del libro Tu Futuro en libertad. Por una sexualidad y salud reproductiva.

Aún no empezaba el evento convocado por la Secretaría de Educación del Distrito Federal y el Consejo de la Comunicación -mismo organismo que tiene con la Secretaría de Educación Pública el proyecto “Diviértete leyendo”-, cuando los preparatorianos habían acabado con el desayuno y plasmado su sentir en los muros de LEER, esas cuatro letras de madera gigantescas, situadas en medio de la plaza que invitaban a los asistentes a escribir.





El hecho de que en cada letra se pidiera responder: ¿Mi libro favorito es?, ¿Mi escritor favorito?, ¿Mi personaje favorito es? y ¿Me gustaría escribir sobre?, no evitó que al lado de frases como “La lectura es el pasaporte a la sabiduría” y “Leer engrandece, díganle a los bajitos”, había plasmados otros sentires como “Arriba el Chicharito”, “Alan te amo mucho”, “T.Q.M” y “Gracias a la Biblia mi puerta no se cierra”.





De entre los muchachos que tomaron el marcador para expresarse hubo varios que escribieron el nombre de sus autores o libros predilectos: G.G. Márquez, Verne, Taibo II, Borges, Jaime Sabines, Roald Dahl, Francisco Hinojosa, Ann Rice, Haruki Murakami, libros como Crónicas vampíricas y algunos hasta expresaron emociones lectoras: un muchacho con letras bien grandes escribió en las paredes el texto: “Juan Rulfo, el mejor escritor” o el que corrigió faltas de ortografía.





Pocos escritores y muchos talentos





A la cita que marca el inicio de un ambicioso proyecto por convertir a la ciudad de México en la ciudad del mundo en la que en cada barrio, colonia y delegación haya libros a disposición de la comunidad, llegaron muchos “talentos”; es decir, actores, actrices y conductores de televisión, entre ellos Mariano Osorio y María Inés, quienes condujeron el acto, pero muy pocos escritores, aunque se había anunciado la presencia de al menos veinte de ellos.



Mario Delgado, titular de Educación del Gobierno del Distrito Federal, dijo: “Nos toca hacer realidad el sueño de Vasconcelos: México a leer. Vamos a entregar libros en cada colonia, en cada barrio y en cada pueblo de la ciudad de México. Vamos a ser la ciudad en la que en cada colonia se tenga un club de lectura, casi mil 800 club de lectura, uno por cada colonia porque queremos generar comunidad”.



Pese a esa ambición y a que durante varios días se promovió por toda la ciudad esa lectura masiva y pregonaban “Hagamos del Monumento a la Revolución nuestro espacio para leer por una mañana, presidentes de comités vecinales, acusaron “mala organización”.



Emilio Calderón, del comité vecinal de Tacuba, en Miguel Hidalgo dice que le llamaron de la Secretaría de Educación apenas el viernes para decirle que había un evento hoy y que tenía que estar a las nueve y media de la mañana.



“Dicen que me estuvieron hablando para decirme que tenía que participar leyendo algo, pero no me dijeron. Hubo una mala organización”, asegura el vecino que a sus pies tiene la caja de cartón con los primeros 44 libros, que la Secretaría de Educación entregará para formar las salas de lectura vecinales.



Apenas dos horas de lectura



Aunque la cita fue a las 10, el evento arranco a las once, se contaron anécdotas y razones vitales para leer, se soñó con sacar la violencia y la pobreza de las plazas públicas apoyados en la lectura; luego arrancó la lectura masiva con Carmen Salinas leyendo “Suave patria” de Ramón López Velarde, le siguieron otros actores de las dos televisoras que apoyan la campaña; Luisa Huertas, Sealtiel Alatriste, Tatiana, Víctor Estrada y Roco, de Maldita Vecindad, quien fue el más aplaudido.



Algunos asistentes seguían la lectura a la sombra de los árboles y de las nueve carpas donde hubo charlas, talleres, información y hasta una sala de lectura del Conaculta. Hubo un gran montaje, con salas y distintas escenografías para las sólo dos horas que duró el evento

eluniversal.com.mx/



Comentarios