Narcocorridos, 40 años de espectáculo y controversia

Narcocorridos, 40 años de espectáculo y controversia

Ciudad de México.-  Desde que recientemente se dio a conocer la prohibición de difusión y presentación de artistas que canten narcocorridos en Sinaloa, la polémica alrededor del tema se ha agudizado; el grupo Tucanes de Tijuana fue vetado el año pasado en su propio estado, pero el vocalista afirma que ellos mismos dejarán de tocar esta música en caso de ser necesario.



“Los corridos siguen siendo muy regionales, nos encantan y los seguiremos cantando hasta que se nos permita hacerlo, y el día que se apruebe una ley en contra de los corridos, pues no los cantaremos; créame que nosotros somos personas disciplinadas y respetuosos de las leyes, estamos a favor de la paz, de la felicidad y de la economía”, señaló vía correo electrónico el intérprete.



Esta iniciativa fue apoyada por el Alejandro Poiré, secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional de México, quien en su momento escribió en su blog su postura a favor del decreto emitido por el gobernador Mario López Valdez.





“La violencia no sólo se genera a balazos, la incorporación de este tipo de canciones en lugares que han sido asoladas por los criminales representan un intento por imbuir al tejido social de patrones de valores inadmisibles para nuestro país”.





Por su parte, Felipe Gil, quien es el vicepresidente de la Sociedad de Autores y Compositores de México, señaló que entre más se acentúen estos hechos, más interés causarán en las personas, tal como sucedió con el rock en su momento. “Si un compositor crea una obra de este tipo es porque están sucediendo estas cosas, o sea él está describiendo el panorama del momento que está viviendo México, pero está acentuado porque nosotros le damos mayor importancia y lo hemos hecho a través de darle mediáticamente mucho mayor relevancia”, afirmó.





Elijah Wald, escritor de “Narcocorrido: un viaje dentro de la música de drogas, armas, y guerrilleros”, comentó que lo que se está creando es sólo publicidad para el género.





“Si ves en la prensa, había bajado mucho el interés por los Tucanes de Tijuana en los cinco años pasados, pero ahora el grupo ha despertado mucho interés. La prohibición en Tijuana el año pasado es la mejor publicidad que recibieron”. “A veces sin querer lo que se prohíbe es lo que la gente busca con mayor interés; el morbo a veces se multiplica y las personas tratan por muchos medios de obtener información que en las noticias o medios no les dan y encuentran en este tipo de música”, señaló Mario Quintero.





Está vigente





Criticado e incluso vetado, el narcocorrido en México sigue siendo bien recibido por el público, ya que desde su aparición y difusión en cantinas hace casi 40 años, es un género aún vigente.



Este género, al cual se le acuñó el prefijo gracias a que se narraban historias de narcotraficantes, ha presenciado el fenómeno de que las canciones de esta especie acaparan las listas de popularidades en Itunes, pues los temas de los Tigres del Norte, como “El jefe de jefes” y “Contrabando y traición” se encuentran en el puesto número cuatro y siete respectivamente dentro del top 10 de la lista, de este reconocido género popular.



Este tipo de canciones se caracterizan por ser los relatos de hechos verídicos que acontecen en la vida diaria del país, y que ha sido previamente documentada en distintos diarios y noticieros.





“Todo lo que está en un corrido, es decir esos tres minutos, es lo mismo que puedes leer en una página de Internet o en el blog del narco o en algún periódico de la ciudad donde suceda el narco, entonces es como la misma noticia, pero ya redactada para ser cantada”, comentó Gerardo Ortiz, integrante del Movimiento Alterado.





Este nueva corriente de narcocorridos, quien cuenta con su propio sello musical, es uno de los más famosos en la actualidad y tiene un estilo.





“Es como un estilo, cuando canto un corrido trato de llevar un show, o sea como una obra; cuando me presento, lo hago vestido de militar y ropa oscura, entonces la gente le entiende más a la música”, dijo el intérprete, quien sufrió un atentado en marzo pasado, tras presentarse en Colima.





Aunque pudiera pensarse, los mismo cantantes que popularizaron el género hace varias décadas y que han sido vetados para cantarlos dicen sentir miedo cuando el movimiento se extremiza.



“Ahora hay corridos con los que hasta nosotros nos asustamos. Como personas responsables que debemos ser, no hay que sobrepasar esa línea de vulgaridad o crueldad”, argumentó Mario Quintero, líder de Los Tucanes de Tijuana.



eluniversal.com.mx

















Comentarios