Niños prefieren ser burros que nerds en clases

Niños prefieren ser burros que nerds en clases

Ciudad de México.-  El 40 por ciento de los niños de 7 a 12 años prefiere pasar por “burro” que ser considerado un nerd por sus compañeros, porque creen que ser inteligente sólo es sacar buenas calificaciones y portarse bien.

El análisis Kidea, La Niñez Mexicana Frente a las Preocupaciones Adultas, preguntó a infantes en este rango de edad si se consideraban inteligentes y dos de cada cinco dijeron que no lo eran por el prejuicio de ser vistos como ñoños.



José Antonio Turueño, uno de los autores del estudio elaborado por la Universidad Anáhuac y el centro de diversiones Kidzania, explicó que la percepción infantil sobre la inteligencia está más relacionada con “ser bien portado, no decir groserías, no hacer travesuras y ser bueno en matemáticas, porque creen que los niños más inteligentes son los que obtienen altas calificaciones tanto en matemáticas como en todas las materias”.



Esto evidencia que casi la mitad de los menores de 12 años sienten que no son muy buenos para la aritmética, además de que sacar 10 es igual a ser un nerd, una palabra relacionada con un estereotipo de persona con gran conocimiento.



Indicó que sólo uno de cada cuatro menores, es decir, el 25 por ciento de los niños de primaria, cree que es muy inteligente, por una simple razón: no quieren llevar el estigma de ser “el teto del salón” porque creen que existe una sola inteligencia.



“El nerd es mal visto entre los niños; los aísla y es un estigma que no quieren padecer, además de que su concepto de inteligencia no es muy claro.

Los papás les hacen creer que la inteligencia es igual a sacar puros dieces y es ahí donde crecen con una percepción equivocada”, puntualizó.



El problema de tener esta visión de la inteligencia puede afectar el aprovechamiento escolar de los infantes y ocasionar que el niño corra el riesgo de tener problemas de autoestima y falta de motivación, porque tal vez es bueno para la historia o el deporte, pero no en lo que le exigen sus papás.



El estudio señala que ellos son quienes pueden motivar o destrozar la inteligencia de sus hijos, porque de su forma de ser depende la percepción que los niños se formen sobre el concepto de “inteligente”.



Por ello, explicó que antes que los profesores, son los padres de familia quienes deben enseñarles que existen inteligencias múltiples y que no hay una sola.



Un pequeño puede ser más hábil en el aspecto lógico-matemático, otro en lo lingüístico y uno más puede destacar en la inteligencia corporal cinética, por lo que es esencial que aprendan que ser inteligentes va más allá de ser un alumno bien portado y con buenas calificaciones; inteligente es el que sabe explotar sus capacidades y competencias.



La asociación de inteligencia con el desempeño escolar los confunde y entonces creen que la obediencia y la disciplina son conductas solamente de niños “inteligentes”.



El análisis también indica que más de 50 por ciento de los niños ve a la escuela como la base para su futuro, pues de esto depende que de grandes tengan un buen trabajo.



Inteligencia en la escuela



En el entendimiento del concepto inteligencia en niños participan padres y maestros.



Los expertos en sicología señalan que los cuidados que les dan a sus hijos en los primeros seis años de vida son cruciales para desarrollar su potencial.



Ver a la escuela como base para crecer puede ocasionar que los niños no desarrollen habilidades escolares tradicionales, creyendo que el deporte, la música o el arte no son importantes, indican.



Refieren que los docentes deben hacer que sus alumnos se sientan seguros, independientemente de sus capacidades y limitaciones.

excelsior.com.mx



Comentarios