Con Ofech cantarán el himno a la alegría

Con Ofech cantarán el himno a la alegría

Uno de los conciertos más esperados dentro de la Temporada Primavera 2011 de la Orquesta Filarmónica del Estado de Chihuahua es la presentación de la Sinfonía No. 9 en Re menor, Op. 125, de Ludwig Van Beethoven Bonn (1770-Viena 1827) mejor conocida como “Sinfonía Coral”, en la cual participarán como invitados destacados cantantes profesionales y cuatro coros monumentales.

Este espectáculo subirá al escenario del Teatro de los Héroes este viernes 27 de mayo, a las 20:30 horas; en cuya presentación participarán como solistas la soprano Marcela Chacón, la mezzosoprano Guadalupe Paz, el tenor José Medina y el bajo-barítono Ricardo Herrera. Además, participan los coros Camerata Novohispana, A. C. (Mtro. Luis Fernando Galindo, director); Coro de Nuestra Señora de Guadalupe de Cd. Delicias (Mtro. Mario Guillén, director); Coro Taller Coral del Sagrado Corazón (Mtra. Laura Aceves); y Coros Voces del Noroeste de Culiacán (Mtro. Sergio Martínez).

La Orquesta Filarmónica del Estado de Chihuahua, dirigida por Armando Pesqueira, presenta la 9ª Sinfonía de Beethoven como uno de los conciertos magnos dentro de su Temporada Primavera 2011 dedicada al autor alemán. Esta Sinfonía es una de las composiciones mas importantes y trascendentales en la historia de la música, en la que, en el cuarto movimiento, se utilizan por primera vez voces humanas para expresar un mensaje de hermandad y júbilo.

Utilizando la "Oda a la Alegría" de Friedrich Schiller, Beethoven cristaliza sus ideales sobre la grandeza del espíritu humano en una música llena de belleza, virtuosismo composicional y trascendencia anímica. Tal es su relevancia en el mundo de las artes que es la única composición musical considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Este cuarto movimiento constituye casi una obra aparte en la que Beethoven deseaba unir la voz humana, la literatura y la música. Así, la Novena Sinfonía que comienza con velado sonido de cuerdas concluye con un final operístico en la que la alegría se manifiesta no solo instrumental sino con las voces de los coros y solistas. El texto de la poesía de Schiller se realza en todo su esplendor. En ella se evoca la hermandad que debe existir entre todos los hombres proporcionándonos como recompensa, la alegría de vivir más allá del dolor.

Esta nueva expresión estética, totalmente inusual del cuarto movimiento, impresionó muchísimo en el estreno de su obra en 1824 en Viena. Los aplausos no se hicieron esperar y estando Beethoven de espaldas al público un solista de la orquesta tuvo que ayudarle a darse la vuelta para que pudiera contemplar la ovación del público, ya que su sordera impedía escucharla. Esta sinfonía fue más tarde comprendida por los músicos, pero siendo tan personal el estilo de Beethoven, el imitarlo era realmente difícil. Después de él, la música nunca fue la misma. Beethoven había abierto el camino hacia un nuevo mundo.



Comentarios