Aduanas sólo decomisó 1,015 armas en cinco años

Aduanas sólo decomisó 1,015 armas en cinco años

Cd. México, D.F..-  En un mal día, la fila puede extenderse hasta lo que parece es el infinito, con miles de autos en espera de pasar de Ciudad Juárez a El Paso, Tijuana a San Diego o Matamoros a Brownsville. Cruzar a Estados Unidos es un trámite que puede tomar hasta tres horas debido a las estrictas revisiones fronterizas del Buró de Protección de Aduanas y Fronteras.

De norte a sur es diferente: a diferencia de quienes van a territorio estadunidense y cuyos autos a veces son hasta desmantelados en busca de contrabando, el conductor que viaje a México podrá ingresar en menos de tres minutos en promedio si es que no transporta contenedores. Y si la placa de su auto es mexicana, pocas veces será revisado por agentes del Servicio de Administración Tributaria (SAT), del que dependen las aduanas en el país.



Pero en el quinto año de la guerra entre y contra los cárteles de la droga y con miles de armas de todos los calibres perdidas y circulando en territorio mexicano, después de haber ingresado clandestinamente, esa laxitud se ha convertido en un problema de seguridad.



Una investigación de MILENIO realizada vía la Ley Federal de Transparencia da cuenta de que en los últimos cinco años las aduanas de México sólo han logrado confiscar una minúscula cantidad de armas, dejando todo el peso de recuperarlas a la Secretaría de la Defensa Nacional, la Policía Federal y las policías locales una vez que ya han entrado a territorio nacional y se encuentran integradas a los arsenales del crimen organizado.



De acuerdo con cifras obtenidas mediante las solicitudes 0610100172509 y 0610100010411, si bien el SAT presume de haber decomisado varios centenares de toneladas de ropa y piratería, en lo que hace a armas tiene sustancialmente menos éxito: desde 2006, mil 15 armas han sido detenidas en sus 47 aduanas terrestres o en puertos aéreos y marítimos.



En cambio, decenas de miles de armas originadas en Estados Unidos o Guatemala, desde rifles AK-47 o R-15 hasta fusiles antiaéreos como el Barret de calibre .50, han pasado prácticamente desapercibidas por las fronteras, por donde, se estima, cruzan a diario al menos dos mil armas. En medio de la peor crisis de contrabando de armamento en la historia moderna del país, las aduanas mexicanas han confiscado menos ametralladoras que la Policía Federal.



En menos de un año, tan sólo de agosto de 2009 a junio de 2010, las Unidades Operativas de Investigación de la Policía Federal —distribuidas en distintos puntos del país—reportaron haber decomisado 537 armas largas, casi 60 por ciento de todas las que han sido detenidas por el SAT en cinco veces más de tiempo.



La Sedena tiene cifras superiores. Al interior del país, una vez que ya han cruzado las fronteras, ha decomisado 163 mil armas desde el inicio del sexenio.

Milenio.com



Comentarios